sábado, 14 de noviembre de 2009

"La participacion de la mujer indigena en la vida democratica del Peru y America Latina."




La realización de la I Cumbre Continental de Mujeres Indígenas, en la Ciudad de Puno Perú, los días 27 y 28 de mayo del 2009, un hecho impotante en el proceso organizativo de las organizaciones de pueblos indígenas del Continente del Abya Yala, debido al impacto que generó esta Cumbre.

El Lago Titicaca, fue el escenario que congregó a más de 2 mil delegadas de 21 países del Abya Yala (continente americano) y Europa: México, Guatemala, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Panamá, Colombia, Venezuela, Ecuador, Colombia, Brasil, Bolivia, Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay, Suecia, España, Alemania y Perú como anfitrión. durante los días 27 y 28 de mayo del 2009.

Este proceso organizativo fue motivado por la permanente postergación de la sociedad a los procesos participativos de las mujeres indígenas en los diversos espacios de tomas de decisión, que generalmente fueron encubiertas por organizaciones privadas como las ONGs que en lugar de explotar la capacidad de Estas mujeres en la toma de decisiones ,o en el liderazgo,han ignorado sus demandas y las propuestas que éstas vienen generando desde los espacios locales, regionales y nacionales a nivel continental.Y en algunos casos tomando “prestadas” sus propuestas mas coherentes con la finalidad de obtener beneficios económicos y políticos (para quienes trabajan en estos organismos no para las mujeres indígenas ,que quede claro) tan solo usándolas como parte de una suerte de “campaña publicitaria” .Desgraciadamente sus opiniones han sido consideradas en su mayoría “irrelevantes” dentro de las esferas políticas de poder.

Fue por todos los motivos antes mencionados los que motivaron a que la III Cumbre Continental de Pueblos Indígenas, desarrollada el año 2007 en Guatemala, resolviera el mandato de organizar la I Cumbre Continental de Mujeres Indígenas, dentro de la IV Cumbre Continental de los Pueblos, que se realizó en la ciudad de Puno entre los días 29 y 31 de mayo del 2009.



En lo político, se logró posesionar la I Cumbre y visibilizar la presencia de las mujeres indígenas como actor político con propuestas democráticas, que merecieron la solidaridad de los medios de comunicación, instituciones regionales y la comunidad internacional. En lo organizativo, se logró el fortalecimiento de las alianzas entre pueblos indígenas a través de la representación de organizaciones, quienes acordaron la consolidación de la Coordinadora Continental de Mujeres Indígenas del Abya Yala, la misma que tendrá la tarea de canalizar las demandas y propuestas en todos los espacios internacionales como voz legítima de las mujeres indígenas.Y, en lo estratégico, mediante las mesas de trabajo se logró consolidar la agenda continental de la mujer indígena, la cual será evaluada y priorizada para construir el proceso de incidencia en todos los espacios internacionales y nacionales.

Un primer encuentrose dio cita en La Guajira, Colombia, en septiembre del 2007, denominado “Encuentro Suramericano de Mujeres Indígenas”. Le siguió la reunión de coordinación en la ciudad de Quito en abril del 2008; donde se discutieron los ejes temáticos, el objetivo general y temas organizativos. Otros encuentros preparatorios se hicieron en mayo del 2008, durante la Cumbre Alternativa de los Pueblos realizada en Lima; y el Taller foro “Agenda indígena y social andina CAN-UE-IIRSA”, también en Lima, del 12 al 14 de agosto del 2008. Ese mismo año se hizo una última sesión preparatoria en Cochabamba - Bolivia, a fines de noviembre, la misma que sirvió para seguir construyendo la agenda.

El 2009 se continuó este proceso de consolidación de demandas y propuestas a partir del Foro Social Mundial realizado en Belem do Pará, Brasil, donde se redefinió la agenda, para finalmente tener una última sesión en la ciudad de Puno los días 17 y 18 de abril, fecha en la que se terminó de precisar el programa, las estrategias y una verificación in situ de la infraestructura de realización del evento.

Paralelamente, en cada uno de los países se realizaron encuentros locales, regionales y nacionales con la finalidad de organizar y contar con la participación de las mujeres indígenas en esta I Cumbre. Prácticamente se trató de un evento autoorganizado y autofinanciado.

Es decir, a pesar de minimizar la capacidad organizativa o de liderazgo de las mujeres, estigmatizadas en esta sociedad racista y excluyente como incompetentes, más aun si son indígenas, Ellas lograron construir este primer espacio de reflexión continental, cuyo principal reto está en la forma organizativa que han de emprender de aquí hacia delante. Asimismo, en la forma de lidiar con las organizaciones que ya forman parte del Caucus Indígena en el Foro Permanente para Cuestiones Indígenas de la ONU, o en el Grupo de Trabajo Indígena de la OEA.

En la historia las mujeres indígenas también jugaron un papel importante. Están Bartolina Sisa, Lorenza Avemañay, Dolores Cacuango, Micaela Bastidas, Gregoria Apaza y otras que son ejemplo para seguir adelante en la lucha por sus derechos.

Lo que queda, entonces, es trabajar con miras a una sociedad que de por si es diversa ,pero que conviva en armonía y dentro de una democracia comunitaria, que es la finalidad del movimiento indígena en todo el Abya Yala.

Noticias del Peru y del Mundo

Videos

Loading...

MAPA